Interrupción de un viaje por problema grave en domicilio

19/04/2017

COMPARTE

Durante un viaje pueden surgir numerosos imprevistos y algunos de ellos muy desagradables, hasta el punto de llegar a suponer la suspensión del mismo. Uno de estos casos puede ser la interrupción de un viaje por un problema grave en el domicilio, como un incendio, una inundación o un derrumbamiento, entre otros.

En el caso de que esto suceda, y siempre y cuando hayas contratado un seguro de viaje que cubra estas incidencias, la compañía aseguradora pondrá a tu disposición un billete de transporte para que regreses cuanto antes a tu domicilio.

Suele ser frecuente que la interrupción de un viaje por un problema grave en domicilio venga determinada por el requerimiento policial de regresar a tu lugar de residencia tras producirse daños graves, bien en tu propio domicilio, bien en tu empresa (por ejemplo, si eres el propietario, un consejero o el presidente de una empresa).

Como mencionábamos anteriormente, los daños que las compañías de seguros consideran graves (tanto en residencia como en despacho profesional) van desde los incendios –siempre y cuando éste haya dado lugar a la intervención de los bomberos- fuga de agua o de gas, robo que haya sido denunciado a las autoridades policiales, o inundación grave. Como es lógico, todas estas incidencias hacen que sea imprescindible la presencia del asegurado, a no ser que algún familiar directo o persona de su confianza pueda atender el problema.

Debes tener presente que todas estas circunstancias, que sin duda pueden provocar la interrupción de un viaje por un problema grave en domicilio, deben producirse después de la fecha de inicio del viaje. Si quieres viajar aún más seguro, no olvides incluir en tu póliza la prestación de un segundo billete para el transporte de la persona que te acompaña en el viaje, siempre y cuando también esté asegurada.