Ventajas de un seguro de viaje de esquí

19/04/2017

COMPARTE

Si eres un aficionado a los deportes de nieve, como el esquí o el snowboard, seguramente conocerás las ventajas de un seguro de viaje de esquí. Estamos hablando de pólizas especializadas que ofrecen garantías exclusivas para el colectivo de los esquiadores, verdaderos apasionados de esta práctica.

Lo más habitual es que este tipo de pólizas sean muy dinámicas y estén hechas a la medida del viajero. Puedes personalizarla, lo que se convierte en una de las mayores ventajas de un seguro de viaje de esquí. Cuentas, además, con la posibilidad de contratarla sólo con garantías a nivel nacional o, si tus pistas favoritas se encuentran en el extranjero, ampliar las coberturas a nivel internacional para evitar cualquier imprevisto que pueda surgir.

Entre las ventajas de un seguro de viaje de esquí se encuentra la cobertura de los gastos de socorro en pistas de esquí derivados del traslado del asegurado accidentado hasta el centro médico u hospitalario más cercano, según el límite económico contratado. Si te arriesgas a esquiar sin seguro puedes tener que afrontar estos gastos, verdaderamente elevados en la mayoría de los casos. Otro de los percances más frecuentes puede suponer el empleo de unas muletas. Entre las coberturas de estos seguros puede encontrarse el reembolso del importe de las mismas, aunque, es necesario que hayan sido prescritas por un médico.

Por otro lado, otra de las ventajas de un seguro de viaje de esquí en caso de sufrir un accidente es el reembolso del forfait correspondiente a los días no disfrutados. O incluso la devolución del importe de las clases en caso de repatriación médica. Se trata, por estos motivos, de un tipo de seguro muy completo e idóneo para todos los que practican esquí y snowboard, y especialmente orientado tanto para viajeros frecuentes como para aquellos que viajan de forma individual o en grupo durante la temporada de nieve.

Tu seguro debe también incluir todas las actividades deportivas practicadas en las estaciones de esquí, aunque sea de forma lúdica o no profesional, siempre y cuando se realicen en las zonas destinadas para su práctica por la estación (y no fuera de pista). Precisamente, entre las ventajas de un seguro de viaje de esquí nos encontramos que están incluidas actividades como el esquí alpino, esquí de fondo, snowboard o las rutas con raquetas de nieve, entre otras.