La responsabilidad civil de viaje en los seguros de esquí

19/04/2017

COMPARTE

Practicar deportes como el esquí, que sin duda entrañan el riesgo de sufrir o causar lesiones, debería siempre implicar la contratación de un seguro que incluya daños propios y la responsabilidad civil ante terceros. Y es que al plantearnos unas vacaciones en la nieve, deberíamos ser conscientes de que no sólo podríamos ser víctimas de un accidente, sino también causarlo y vernos envueltos en un costoso proceso judicial por esta causa. Por eso, es necesario tener cubierta la responsabilidad civil de viaje en los seguros de esquí.

En efecto, tener cubierta la responsabilidad civil de viaje en los seguros de esquí es un aspecto fundamental de nuestro viaje de deportes, ya que evita preocupaciones ante imprevistos que, seguramente, no habíamos contemplado. Puede ocurrir que sea la propia estación de esquí la que nos ofrezca el seguro, pero también lo podemos contratar cuando reservamos nuestro viaje a la nieve. De esta forma, podremos elegir nuestras coberturas. Se trata, en cualquier caso, de cubrir cualquier asistencia médica o indemnización a la que podamos enfrentarnos como consecuencia de nuestra actividad.

Existen muchos tipos de seguro, pero la responsabilidad civil de viaje en los seguros de esquí debería estar presente en todos ellos.

Estos son algunas de las modalidades más destacadas:

  1. Responsabilidad civil del esquiador. En este tipo de seguro está cubierta la responsabilidad civil privada. Con esta modalidad nos aseguramos que están incluidos los daños que provoquemos de forma involuntaria a terceros, bien sea en sus personas, bien en animales o cosas.
  2. Responsabilidad civil del profesor o acompañante. Este seguro está especialmente indicado para los responsables de un grupo, ya que cubre los daños que se provoquen involuntariamente a terceros en sus personas, animales o cosas.
  3. Seguro federativo: Este se suele contratar cuando el esquiador se federa. Es una combinación de varias coberturas, ya que incluye desde los gastos médicos hasta la responsabilidad civil. Lo suelen gestionar las federaciones autonómicas de deportes de invierno.

Pese a que las coberturas en cualquier seguro deben estar muy claras, la responsabilidad civil de viajes en los seguros de esquí es una de las garantías más importantes a tener en cuenta. Por ello, si tienes cualquier duda respecto a su alcance, pregunta antes de contratar. Incluso, en caso de que cuentes con esa posibilidad, no dudes en ampliar las coberturas para cubrir la responsabilidad civil en un mayor importe, dado que los accidentes en las pistas de esquí son, desafortunadamente, más comunes de lo que pensamos.