Cómo hacer uso de tu seguro de viaje

19/04/2017

COMPARTE

Has contratado un seguro de viaje y te ha ocurrido un imprevisto; ahora la duda que te surge es cómo hacer uso de tu seguro de viaje. A continuación, te explicamos los pasos que debes seguir para utilizar el seguro contratado.

Primero de todo deberás leer todas las coberturas que has contratado antes de hacer uso de tu seguro de viaje y comprobar si el contratiempo que te ha sucedido está incluido. Muchas veces contactamos con el seguro en balde, pues no hemos contratado lo que necesitamos; así pues, si lo leemos previamente nos ahorraremos esa llamada.

Si el problema que tienes está contemplado en el seguro, deberás llamar inmediatamente por teléfono a la aseguradora para explicarles tu problema y para que sus responsables te faciliten la solución. Debe ser una atención 24 horas, los 365 días del año; además, si estás en el extranjero tienes que contar con un teléfono al que poder llamar a cobro revertido. Una vez efectúes la llamada, el servicio de atención al cliente te proporcionará un número de incidencia a la que referirte cada vez que sea necesario contactar.

Se te pueden plantear dos opciones a la hora de hacer uso de tu seguro de viaje:

  1. Una de ellas es que la aseguradora te indique las empresas, hospitales, personas de contacto, etc. con los que tienen convenios en el país concreto, para que acudas y te solucionen gratuitamente el problema surgido.
  2. Otra opción es que la aseguradora te informe de los lugares o personas ubicados cerca de ti y a los que puedes acudir, si bien adelantando el importe de sus servicios. En ese caso deberás pedir facturas de todo (taxis, autobuses, médico…), para que una vez que estés de vuelta en casa la compañía de seguros te reembolse el dinero gastado adicionalmente por el imprevisto.

Es muy recomendable contratar un seguro de viaje, porque te puede salvar en muchos casos de unas vacaciones desastrosas. Además, hacer uso de tu seguro de viaje es muy fácil. Para ello, recomendamos llevar siempre el teléfono de contacto –mejor si lo tienes grabado en el móvil- para poder hablar con la aseguradora inmediatamente en caso de ser necesario.